23/11/2014

Improductivo

Pensaba por qué salir. Pensaba por qué volver. Pero salía. Y volvía. Porque no quedaba otra. Nunca hubo otra opción. Pero salgo para no quedarme. Y me quedo para no salir. Es un ciclo eterno de opciones que se anulan entre sí. Y no me llevan a ninguna parte.

15/11/2014

Realidades (3)

Saber. Querer. Soñar.
Saber lo que se quiere.
Soñar lo que se quiere.
Saber, soñar. ¿Querer?
Ya no quiero.
Ya ni sueño.

14/11/2014

Lugares (des)conocidos

Entre pasajes y caminos, pensaba. Quizás no pensaba demasiado, pero al menos lo intentaba. Y veía. Veía lo que quería. Era lindo perderse por esos lugares.

Aunque ya no puedo hacerlo.

13/11/2014

Antes

Antes me importaba, te juro que sí. Me importaba y me esforzaba por llegar a algo. Intentaba lograr la más mínima satisfacción. Pero un día, no sé cuándo, dejó de hacer efecto. Dejó de importar. Todo, no sólo esas mínimas recompensas. Todo pasó a ser secundario. Accesorio. Nimio. Inútil.

Como yo.

12/11/2014

Mundos

Entre veredas y calles colmadas, pasaba. Me deslizaba, como quien dice. Buscaba esos lugares abarrotados porque había ojos. Muchos, cientos. Ojos que no me buscaban pero que estaban. Ojos, reflejos, mundos que me gustaría explorar. En todos, rechazados. En los presentes, en los ausentes, en los que ni siquiera existen. Entre veredas y calles colmadas, vivía. O algo parecido a eso.

11/11/2014

Burla (2)

Antes, no hace mucho, ciertas melodías tapaban el silencio. Después, no sé cuándo, las melodías cesaron. El silencio volvió a llenarlo todo pero no me molestó. Era lo mismo. Al final de cuentas, pensaba, lo mismo da escuchar a alguien más que a mí mismo. Silencio, música, banda sonora de una existencia que sigue siendo una burla. Como siempre lo fue. Como siempre lo será.

10/11/2014

Pequeñeces (2)

Siempre es un extraño. Siempre. Alguien que aparece de la nada y te roba algo parecido a una sonrisa. Alguien que aparece de la nada y quiebra el silencio. Alguien que aparece de la nada y quiebra esa monotonía asfixiante en la que, sin embargo, tan seguro nos sentimos. Me siento. Monotonía, yo. Silencio, yo. Yo, siempre yo. Siempre yo y nadie más. Pero, a veces, aparece algo. Limosnas del destino. O algo.

Conexión eventual.

9/11/2014

Desvanecimiento

A veces pesa tanto. Pesa tanto que uno termina en el suelo. De rodillas, doblado, apretando los ojos. Pesa. Y duele. Uno despierta sin saber dónde está realmente. Y duele. Duele los hombros, duelen las muñecas, duelen las rodillas. No saber dónde se está duele menos que recordarlo. Todo duele menos que recordar. Darse cuenta es lo peor. Darse cuenta. Seguir viviendo.

8/11/2014

Ausentes

Al final de cuentas, pienso, son los que están siempre. ¿Quiénes? Los ausentes. Sí, están. Siempre están. En una existencia vacía, como la mía, y como si se tratara de una mala broma, son los ausentes lo que siempre están. Porque no hay nadie más. Entonces a ellos recurro. Los ausentes. A veces, les hablo. A veces, les pido favores. A veces, me los conceden. Y, a veces, brindo por ellos.

23/8/2014

Agosto 2014

Era una de esas raras, rarísimas ocasiones en las que había un silencio casi absoluto a la hora de acostarme. No tenía sueño así que busqué el celular y me puse a escuchar unas músicas.. discos “con significado”, recuerdos de otras épocas, igual de insignificantes pero quizás con un tinte menos desalentador. Escuché un par de discos completos y en un momento estaba tan listo.. tan preparado. Era el momento. Era la hora. Pero no.

Raro sentir eso. Pero confortable.

En la oscuridad de la noche, abrazado a la nada, estuve listo para irme.

Quizás ya me fui.