Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2014

Ido

Resulta que un día, no recuerdo cuándo, decidí tirar todos mis papeles y escritos. Sin querer, me fui con ellos.

Sueño, rescate

Había momentos en los que no podía con tanto suplicio.. y cerraba los ojos con fuerza. Ni siquiera el sueño venía a mi rescate.

La nada

Había una vez.. la nada misma. Y yo estaba rodeado de ella.

Recuerdos, imaginación, vacío

Creí recordar dónde debía buscar por aquellos buenos recuerdos que iluminaban mis horas más oscuras, hasta que me di cuenta que incluso mi imaginación se había marchitado.

Juego, destino

Jugando a ignorar el destino, caminé hasta que me sorprendió la noche. Sé que suena a frase hecha, pero la oscuridad me rodeó y me encontré en ningún lugar.

“Sin embargo..”

Y aunque la noche expiraba, las ideas persistían. También los sentimientos. Era todo oscuridad, aunque ya se despedía. Oscuridad, desazón, qué decir, qué pensar.

Ella

A medida que las horas pasaban me preocupaba no saber qué decir. Nunca había sabido qué decir, es verdad, pero por alguna razón estaba entonces preocupado. Y así la ansiedad, la intranquilidad, los nervios innecesarios. Todo residía en la imaginación, pero la imaginación es algo poderoso. Nos lleva, nos acepta, nos resguarda, nos salva.

Sentir, al menos

(...) La verdad, suponía, era que no pesaba. Lo hacía un día, al otro no. Quizás a una hora, y a la siguiente no. A veces, era cuestión de minutos. Segundos. Era tanto el desorden de los ánimos que era difícil saber cuándo sentía qué.

Al menos, pensaba, debería estar agradecido de sentir algo.

Raro, extraño, inusual

Raro encontrar algo remotamente sensato en este lío de ideas y sentimientos, pero a veces pasa. Hablo de las cosas que escribo, que a veces suenan tan extraño, tan foráneo, tan extranjero......que me pregunto si lo habré escrito yo. Pero sí, debe haber sido así. Quizás. ¿No? Es tan raro reconocerse a uno mismo, a veces. Y, sin embargo, pasa.