Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2012

Baldosas

Las baldosas flojas. Son las mismas, siempre. Como no podría ser de otra manera. Pero no las recuerdo.

Veredas que transito cada día, y sin embargo, no me las aprendo. Sé los caminos, pero no los lugares que piso.

En el fondo, es una especie de metáfora. Debe serlo. Es así con todo, y siempre lo ha sido. Aprender a caminar debería ser como aprender a vivir.. pero presto atención a otras cosas, y así me va.

Yo

Un nombre, apenas. En alguna agenda, en la pantalla de alguien, en algún papel perdido, en una lista de división. Sólo eso soy, para varios, para muchos: un nombre. Y nada más.

Ideario

Es que las ideas vienen todas juntas. Entran sin pedir permiso y no hay lugar. Realmente no hay lugar. Así que se quedan ahí, esperando por un lugar que se desocupe. Y hablan todas a la vez y nadie escucha y parece un bar de esos que aparecen en las películas.

Ideas perdidas en su propio caos.

Extraño

Soy un extraño en todas partes. Lugares a los que siempre voy, con las personas que me ven cada día y, sin embargo, jamás levantan la vista. Fingen un interés mínimo, el intercambio de cortesía, y a seguir. La hora termina, también el día, pero el vacío continúa.

Pronóstico

Es como esa fresca humedad, esa especie de rocío mínimo que no cae, está suspendido, y anuncia la lluvia. Es así con el ánimo, también. Y a veces uno sale igual porque seguro llueve más tarde y ya estaremos de vuelta. Pero no, estamos afuera. Y falta mucho para volver. Y nos empapamos.