Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2012

Oscuridad

A veces veo mejor en la oscuridad. Aunque ver en la oscuridad pueda sonar absurdo, me refiero a esos momentos en los que, pasados unos minutos, los ojos se acostumbran a la negrurar que lo rodea... y uno ve. Ve en la oscuridad. Es así como lo estoy diciendo: se puede ver en la oscuridad. Claro, pienso, no se trata de una oscuridad total.. pero quizás sirva como metáfora. Quizás sirva para algo más, para pensar, para formar alguna idea y quedarse con ella. Quizás, sólo quizás..

Preguntas repetidas

Preguntas que siempre termino volviendo a hacer porque, a qué negarlo, tengo el tiempo para hacerlo. Pero no es sólo el tiempo; es el ambiente, también. El entorno. La atmósfera. ¿Cómo no pensar y repensar lo mismo, una y otra vez, si lo único que se puede hacer es oír los propios pensamientos? Ese silencio que me rodea, que muchas veces se transforma en ruido y vuelve a ser silencio, una vez que la costumbre llega y cubre los sentidos.

Entonces, pienso, ¿le importará?

Que siete años no es nada..

Cuando me doy cuenta, de la hora, de la fecha, del momento en el tiempo en el que estoy parado, y veo que mi hora límite no está tan lejos, me intranquilizo. En realidad, no es intranquilidad; no es nada. Es un instante en el que el tiempo pareciera detenerse, hasta otras ideas aparecen y vuelvo, lentamente, a la normalidad. O algo parecido a la normalidad.

Después pienso, siete años. No es gran cosa. Después pienso que sí, que puede ser gran cosa. O no. Y así digo y desdigo las cosas, una y otra vez. Que muchas cosas pueden pasar en siete años, me miento. Pero también pueden pasar muy pocas. Y pienso para atrás, buscando recuerdos escasos en un diario casi en blanco. Y en seis, siete años para atrás, tan pocos puntos de referencia en los cuales detener la mirada y evocar alguna sensación, la que fuera.

Así entiendo, o termino de entender, que este tiempo que a veces se me pasa tan rápido, otras veces pasa demasiado lentamente. Y querría que esa hora límite estuviera más cerca, mientras…

“Por unos días..”

Ilusiones pequeñas, que movilizan. Justamente lo que esperaba en este nuevo mes. Comienzos nuevos, ¿esperanzas nuevas? No, es demasiado. Es una distracción. Una buena distracción. Y vale.

Por unos días, me voy a permitir ignorar las dificultades y los obstáculos propios.

Por unos días, no voy a ser yo.

Viejos escritos #7

Los ojos me tiemblan
No puedo ver con claridad
Pierdo el equilibrio
Pierdo la calma

La angustia me agobia
No me deja respirar
Quisiera dormirme
Y no despertar jamás

Viejos escritos #6

Extraños pensamientos
Ideas inconcebibles, absurdas
¿Alguna vez me liberaré?
Quizás, dicen, nunca es tarde

Y cuando llegue mi momento
Momento en el que seré libre al fin
Quizás no me dé cuenta de lo que estoy viviendo
y no pueda, por ello, disfrutar

Objetividad

Si tuviera que contarte una experiencia digna de ser contada, ¿sabés cuántas cosas tendrías que evitar? Ignorar, desechar, olvidar.. No hay historia que merezca ser contada que no tenga al menos un par de elementos olvidables.

De todas maneras, no tengo historias para contarte. Ninguna historia cierta, al menos.