Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2011

Calesita

Qué cosa, empiezo a escribir usando un estilo, termino la entrada usando otro. Y así la entrada es un híbrido al que nadie puede tomar en serio (sí, claro, como si el blog fuera material de consulta permanente).

Seguramente termino diciendo muchas giladas para quitarle un poco de seriedad a la entrada, para no querer aparentar que ciertas cosas, pequeñas para muchos, puedan afectar tanto mi pequeño carácter. Y a veces quizás soy demasiado serio con cosas que efectivamente son giladas.. bah, una vez más no estoy yendo a ninguna parte.

Un día me va a salir, vas a ver. Voy a escribir una entrada que va a representar al 100% lo que tenía en mente. Ya me salió, al menos una vez. Quizás dos. No voy a revisar el archivo para defender esta teoría. Pero a veces me salen cosas lindas.

Sólo a veces.

Gimoteos de domingo

Como suele suceder en estos casos, nada interesante resultó de aquellos comienzos.. ¿prometedores? Sí, quizás sea esa la palabra.

Pero el tiempo pasó y las personas no conectaron. Una de esas personas era yo, y es mejor sacar eso del medio cuanto antes. La otra persona.. la otra persona permanecerá en el anonimato, como se suele decir. Aunque sí puedo comentar que su nombre comienza, como el mío, con la letra "a".

Y es que, en cierta forma, ya hablé de esta persona. No hace poco, en una de esas típicas entradas lloronas que suelo escribir. (Alarma de aclaración innecesaria) Ni tampoco es una persona tan importante en mi vida como para hacer todo este pataleo pero (declaración con culpa) bien podría haberlo sido. O serlo, quién te dice. Me hubiera gustado, como ya dije. Cosas que pasan. Y demás frases de ocasión.

¿Cómo empezó todo? Ya ni me acuerdo. Alguna de esas giladas para las que tengo facilidad. Un par de mensajes y allá vamos. Con esa conectividad mínima que brinda intern…

Explica

No, nada qué ver. De qué relación me hablás. ¿Por qué uno siempre tiene que andar buscando "novia"? Todo se reduce a eso para vos. No, yo no busco eso. Yo creo que esas cosas llegan, etc ("etcétera" en este caso ahorra la molestia de recitar una seguidilla de clichés insufribles, además de un patente desinterés por la cuestión, producto de la  resignación y las malas costumbres).

Teniendo en cuenta que cambio mi reducido grupo social cada 3 o 4 meses, así no se puede hacer ninguna amistad como la gente. Peor cuando esos encuentros sociales se producen en el marco de obligaciones académicas (otra vez esa palabra; y basta con la formalidad, caramba, que abruma). A lo que voy es que cuesta hacer una amistad más o menos en chiste, imaginate una en serio. Por eso lo del interés por personas con quien quizás sólo cruzaste unas pocas palabras, pero algo quedó. Algo prendió (metáfora de vivero). A eso me refiero. No insistas con la noviecita.

Pero soy cabezadura.

Insiste

Mirá, hace un tiempo, unos meses, conocí a alguien que me resultaba interesante. Los intercambios eran escasos y generalmente esta persona se iba mucho por las ramas. Pero me interesaba igual. Me parecía que alguna clase de conexión se podía lograr, ya sea por intereses parecidos (los menos) o estilos similares (los más). Pero, apatía. Más la propia ansiedad, por supuesto. Está claro que mi interés rara vez es equiparado por el interés de la otra persona. Y yo me canso rápido. No sé si te diste cuenta pero no tengo paciencia. Así que, hasta luego, nos veremos cuando nos veamos, si estás más o menos cerca y yo estoy con los lentes puestos. Y así pasan las personas.

Es que a mí el tiempo me pasa cada vez más rápido. No me voy a morir pronto (por lo menos no estoy enterado) pero no tengo ganas de esperar. ¿Quién las tiene? Hola, qué tal, ¿te gusta esto? ¿te gusta aquello? Te mando esto, te mando aquello, hablemos. No me respondiste. ¿No tenés tiempo? Muy bien, siguiente. Y así.

Es el famo…

Añoso enfadado

Recién escribía acerca de la gente, cómo se la llego a conocer y lo que puedo esperar de ella. Siempre basándome en la experiencia propia, no tratando de adivinar.

Pero lo que escribía terminó convirtiéndose en un extenso "ensayo" sobre la (implícita, para mí) estupidez de la juventud y la madurez de los adultos (o algo así; no soy tan pretencioso en mis conceptos). Si publicara esa entrada, quedaría como alguien demasiado "anti-joven" seguramente. Pero quizás lo sea, quién te dice. Siempre fue joven la gente que me lastimó o decepcionó o engañó. Suena raro.

Y poco claro, también. "Gente joven"; la mitad de la gente es joven, dirá alguno. Pero me refiero a gente de mi edad, o menor. A medida que pasaban los años, siempre era gente de mi edad, o menor, la que me afectaba (de mala manera). Y siempre recurría a gente mayor en busca de, si se quiere, refugio (familiares, doctores, lo que fuera). Cómo no desarrollar una aversión a "los jóvenes". Si sie…

Treinta y seis meses

Era esperable, aunque entonces no me resultara evidente. Como yo, ella tenía muchas cosas en qué pensar y aún teniendo varias cosas en las que ocupar su mente, aquellas ideas y pensamientos no la dejaban en paz.

Aparecí yo, con síntomas similares, y hubo un clima optimista por un tiempo. Un clima optimista que trajo consigo pensamientos optimistas. Un estado de optimismo empalagoso, que probablemente me caería mal en cualquier otra circunstancia. Pero entonces era algo bueno. Definitivamente bueno.

La espera era soportable y el presente maravilloso. Quizás maravilloso sea una palabra demasiado grande. Ahora me resulta un poco así. Por aquel entonces, en cambio..

Eso fue lo que la alejó. El remedio se convirtió en enfermedad. Un alivio que con el tiempo se emparejó con la afección. Lo entendí al instante pero, como todos, no supe actuar con rapidez. Mis reflejos siempre dejaron mucho que desear..

Ahora sé qué hacer y qué no, pero los rostros cambian. Las personas pasan y los errores qued…

Fallo

Creo firmemente que se puede conocer a una persona después de charlar cinco minutos. A veces alcanza con ver las imágenes que usa como avatar en las redes sociales.

Lamentablemente, no suelo fallar con mis diagnósticos.

Resultados

Anoche, antes de dormir, abrí el arcón de los recuerdos (mi viejo placard, resumiendo) y saqué las clásicas cajas rojas, llenas de tantos recuerdos palpables. Porque son palpables. Acá no hay bits ni bytes. Esto es historia (bueno, quizás exagero un poquito) escrita en papel. Y esas cosas.. algunas tienen diez años, o más. De esto hablaba ayer cuando mencionaba mi archivo material.

Y me puse a revisar. Después de todo, había dicho que lo haría. Y elegí algunos sobres, no al azar, si no por época. Elegí un momento que recordaba más o menos agradable. Y por suerte acerté. Leí varias cosas, me reí un rato, me acordé de mil cosas. Me arrepentía retroactivamente, también. No haber sabido entonces las cosas que sé ahora, ¿no? Y bueno, sería más fácil la existencia, seguramente.

Pero no pasé mucho tiempo en eso, apenas lo necesario. Lo suficiente para sentirme bien y dormir tranquilo, sin maquinar en la oscuridad durante horas. Estuvo bien, más que bien. Está bueno cada tanto mirar para atrá…

Sinónimos de 'pensamientos' por 300

En la comodidad de mi casa familiar estoy lejos de ideas raras y pensamientos dañinos. Lo cual es extraño porque básicamente estoy en la misma situación que en mi casa solitaria: puedo escuchar música en la compu, ver películas, leer algo, salir a caminar (aunque acá sea como ejercicio), y muchas otras opciones para distraerme. La diferencia es que estoy rodeado de mi familia y mascotas, lo que agrega a la circunstancia (juro que fue la mejor palabra que se me ocurrió).

Cuando estoy en Buenos Aires estoy mayormente solo y casi todo el contacto social es casi por obligación. Es raro porque estoy con la cabeza ocupada la mayoría del tiempo pero es como si el lugar me hiciera  propenso a los cambios de ánimo. Y no es que acá no haya pensado en cosas en las que pienso allá. Lo he hecho. Pero no me entretuve con esos pensamientos ni me dejé llevar. En ningún momento sentí la necesidad de salir porque sí, a despejar la mente o ir a tomar algo o lo que sea. Estuve bien y sigo así, sin ayuda.

S…