Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2010

Sorbo

El último trago siempre es el más difícil. Porque sabés que se termina. Y después no queda más que volver (a la casa, al agujero, a la realidad).

Burla

Al final, alguien más usó aquella 'máscara de indiferencia'. No sólo una persona; todas. Broma cruel.

Cita con propósito

Blanche DuBois: Whoever you are, I have always depended on the kindness of strangers.
No digo que esté bien, ni que sea lo mejor. Pero, desafortunadamente, es lo único que tenemos algunos. Contar con la amabilidad, la bondad (¿lástima?) de los extraños..

¿Qué tendríamos, si no?

Alivio

En los últimos días llegaron buenas noticias desde la casa familiar, ya sea por teléfono o mail, y mi tranquilidad creció. Sin embargo.. sin embargo.. hay varias cosas que tengo atragantadas hace tiempo y no tuve la oportunidad de desahogarme.

Seguro, el ánimo es mejor hoy, pero son varios días de sentimientos acumulados y hace tiempo que dejé de hacer acopio de bajones. Pequeños destellos de melancolía se escapan aquí y allá, en los momentos menos esperados. Y ya estoy cansado..

Por eso esta noche, cuando vuelva a casa, trataré de encontrar por fin ese desahogo que se me niega hace tiempo.

Aire

La máscara del día (y, con suerte, de toda la semana) es: indiferencia. A ver cuán lejos puedo llegar sin que se caiga..

올드보이

Dae-su Oh: laugh, and the world laughs with you; weep, and you weep alone.

Atasco

No tenemos nada en común. Ni gustos ni pensamientos ni ideas ni experiencias. Nada. Pero sos la única persona que me escucha.

A punto de.

Iría hasta donde estás y te sacudiría tomándote de los hombros.. ¿no te das cuenta? Quisiera que me dejaras entrar.

Consulta sincera

Con una mano en el corazón, ¿preferís tener en claro los defectos de una persona apenas la conocés? ¿O es mejor ir descubriéndolos a medida que pasa el tiempo?

Y ya que estamos con este tema.. ¿preferís saber todas las cosas en las que no coincidís con alguien cuando lo conocés? ¿O también preferís ir descubriendo esas cosas con el tiempo..?

Persistencia

Sé que no sirve insistir. Ni siquiera soy de los que insisten. Como te dije alguna vez, hace rato que bajé los brazos.

¿Para..? Para muchas cosas. El otro día se dio una charla con alguien, y hablábamos sobre motivos, esperanzas, voluntad y similares. Las razones que esta persona me daba parecían válidas. En serio. Pero no, una vez en casa, una vez en mi lugar.. es como si el mundo a mi alrededor se ajustara. No sé si lo ajusto yo o se ajusta solo.. pero las cosas vuelven a su lugar. Cada pieza cae en su lugar..

¿Para qué insistir? Si no se da hoy, se dará mañana. Si no se da mañana, tal vez pasado. Si no se da pasado mañana, tal vez la semana que viene. O el próximo mes. O el próximo año. Si hay a lo que lamentablemente me acostumbré es a esperar. Ya no espero que lleguen algunas cosas; sólo estoy cómodo en la espera. Suena mal, ¿no? Cómodo en la espera. Pero es la verdad. Cuando la resignación le gana a la voluntad..

Otro encuentro de tarde

No. Esta vez no.

Así no. Basta de asumir culpas que no me corresponden. ¿Por qué debería?

Ja.. mirá, si fuera un juicio.. si fuera un episodio de alguna serie legal.. pero me voy por las ramas. No, ¿qué me vas a decir? No me podés decir nada. Ni a mí ni a nadie. Las cosas que decís.. ¡Las cosas que dijiste! Y pensar que yo..

Seguro que aquella vez.. Uf, todas mentiras. Sabía de tu facilidad para mentir y de tu habilidad para presumir de ella.. ¿Cómo no me doy cuenta..? Las cosas que hace uno. Por necesidad, por necesidad. La necesidad de.. bah, qué importa. Vos..

No puede ser. Es un chiste. Antes no lo quería creer. O lo consideraba un chiste por las razones equivocadas. Pero eso es lo que es.. todo esto. Vos, yo, los últimos días: un chiste. Un chiste malísimo, para que se ría una sola persona.

Alguien enfermo. Alguien que..

Vos. Un chiste para que te rías vos.

Encuentro de tarde

No era mi intención. Nunca lo fue, disculpá. En serio, perdoname.

Ya sé.. me disculpo demasiado. Perd.. otra vez, casi. Je, disc.. quiero decir. No importa.

Pero.. esto no podía terminar bien. Si ni siquiera empezó bien. Es que.. quizás estaba predispuesto. No predispuesto a que saliera mal, claro que no. Pero los nervios estaban. Y la preocupación. Yo soy así, vos sabés. No pude cambiar antes, ¿cómo podría hacerlo..? Ya sé, si yo siempre digo que la gente no cambia. Ya sé, ya sé. Justo yo..

Es como un mal chiste. Las cosas que digo, las que pienso.. Siempre hago lo contrario a lo que debería. Sabés, hasta hace unas horas tenía en claro qué decir. Qué no decir, también. Pero bueno, tanta planificación.. no podía terminar de otra manera. Quizás sí, quien sabe. Si fuera otro..

No, no quise decir eso. No me quise poner en el papel de víctima otra vez, no pienses eso. Ya sé que suelo hacerlo, pero no esta vez. En serio. Es sólo que.. si no lo hiciera..

Sí, tenés razón: voy a decir si no lo hi…

Redundancia

Cosas que la vida se empeña en tratar de hacerme entender: no hay que hacerse ilusiones demasiado rápido. Démosle un tiempo a los delirios: que surjan por una razón concreta, no por una simple sospecha.

Cantidad de veces que afirmé haber aprendido dicha lección: ya perdí la cuenta. Me gustaría decir que ya aprendí de los errores pasados, las piedras tropezadas, etc. Pero no.

Si supieras, oh extraño ser, las ilusiones que alimentas.

Respuesta I

Seguramente sí. Seguramente me ayudarías. Por los buenos viejos tiempos, como dicen en las películas.

Por lo que fue, por lo que pudo haber sido. Por lo que nunca sabremos.

Las preguntas más interesantes siempre carecen de respuestas..

Respuesta II

Y sí, seguramente harías lo mismo hoy. Y mañana. Y pasado.

Sé muy bien hasta dónde te llevé. Hasta dónde te empujé.. Lo supe después, obviamente. No lo supe mientras lo hacía, si no quizás (sólo quizás) podría haber intentado algo para cambiar todo aquello. Toda aquella gran confusión.. emocional. Abre comillas, cierra comillas.

Mucho peso, ¿no? Mucho peso sobre tus hombros. Acostumbrado a cargar con ciertos lastres durante toda mi vida, sólo pude suponer que.. no, no podía suponer nada. No lo hice por aquel entonces, es verdad. Jamás se me cruzó por la cabeza.

Y así terminamos.

Respuesta III

Yo sé que no. Ni siquiera accederías a participar de algo así. ¿Quién lo haría? Saber que todo terminará con una lluvia de reproches y recriminaciones.

Aunque creas o intuyas que la mitad de esos reproches sean justificados.. no es un momento que estemos dispuestos a pasar.

Quizás sea ese último atisbo de esperanza que queda en mí.. que me hace pensar que quizás, podrías llegar a disculparte.

Pregunta III

Imagino la charla. La puedo imaginar, sin dudar.

Sé cómo comienza, cómo transcurre, cómo termina.

Los silencios incómodos, las miradas perdidas y encontradas. Sé cada detalle. ¿Cómo lo sé? Es lo único en lo que he pensado por 10 años. Por eso lo sé.

Sé que alguien comentaría alguna trivialidad, alguien sonreiría de manera nerviosa, alguien se frotaría las manos nerviosamente. No importa quién es quién ni qué papel interpreta; esta obra tiene final conocido.

Cada momento imaginado comienza de la misma manera: el ambiente es bueno, las sonrisas sinceras, las palabras honestas. Pero esa sinceridad es frágil. El hilo que une las palabras es quebradizo, y no tardará en desintegrarse. Lo que comenzó como un acercamiento inocente terminará, inevitablemente, en una confrontación.

Ese hilo quebradizo del que hablaba.. esa red endeble que contenía años de rencores guardados.. cederá. Cederá y los reproches y el desdén y la angustia reclamarán su lugar, su hora de tomar la palabra.


¿Participarías de a…

Pregunta II

Probablemente no me recordarías..

Aunque, nos parecíamos. Vos también te aferrabas a recuerdos apagados, los cuales no revivirían nunca, por más que lo desearas. En algo nos asemejábamos, después de todo.

Yo sé. Eran palabras de jóvenes y esas palabras nunca tienen la fuerza que deberían. Palabras dichas en forzados momentos de proximidad emocional, para llamarlos de alguna manera. O quizás sea la forma en que los llamo ahora, tratando de disimular mis sentimientos.

"Mis sentimientos". Sigue resultando difícil hablar de ellos, aunque hayan pasado tantos años. Después de todo, fueron aquellos sentimientos los que te alejaron, ¿no? Yo sé que sí. Aunque quizás nunca lo hayas admitido.. aunque hayas preferido escudarte detrás de papel y tinta..

¿Harías lo mismo hoy, si tuvieras la oportunidad?  Correr. Correr y perderte en el horizonte..

Martes

Dejo que la música triste me acompañe..

El frío me hace temblar. Como tiemblan mis ojos.. No sé por qué me siento así pero tampoco me preocupo por averiguarlo.

Por suerte, me levanté muy temprano y es probable que me duerma apenas apoye la cabeza en la almohada. El día termina de una manera muy rara. Aunque familiar, esta tristeza, en este momento, no se entiende.

Cada segundo

Cuando nos encontramos aquella tarde, me pediste que te ayudara con algo. No era nada importante, si no algo para pasar el tiempo. Quizás. Hablamos, nos reímos y el tiempo pasó. Duró menos de lo que podría haber durado pero a mí no me importó. Disfruté cada segundo, como no podía ser de otra manera.

Era de tarde, hacía calor (creo) y un poco de sol entraba por la ventana. Nos sentamos en el piso y ordenamos unos papeles tuyos. Papeles y carpetas. Me mostraste el dibujito tonto que te hice una vez: aquel con una ovejita contando hombrecitos para poder dormirse. Examiné las fotos y recortes con los que cubriste tu carpeta y los minutos corrieron. Desapareciste unos minutos mientras sonaba Exit Music (For a Film). De repente, todo había terminado y estábamos.. no sé dónde. Creo que bajamos a alquilar una película. O quizás eso fue otro día.

Ahora me doy cuenta que, con los años, fui juntando momentos. Pequeños momentos de varios días. Pequeños momentos que forman un día perfecto. Un día pe…

Y como si esto fuera poco

(busco sinónimos de "patético" pero ninguno parece conformarme)

Hace muchos años era costumbre que un viejo cascarrabias dijera que no iba al médico sólo para no enterarse que estaba enfermo (o de qué estaba enfermo). Yo tengo una costumbre similar. A su modo. Quizás no tanto. Paso a explicar..

Es raro que me aburra. Siempre tengo algo para hacer. Si no tengo que escribir algo, tengo que leer otra cosa, o estudiar, o ver esto o aquello, o limpiar aquí o allá, lo que sea. Siempre, por suerte, tengo algo que hacer.

Pero en esas raras oportunidades que me aburro, porque no tengo nada mejor que hacer, se dan todas las circunstancias para que el "ánimo pantriste" se apodere de uno y pase a ser una noche melancólica, ayudada seguramente por el alcohol, los recuerdos y las melodías afligidas.

Una de las nuevas costumbres que brinda la tecnología es buscar gente. En internet. Así que, en modo tristón, entro a alguna red social y busco a gente. Nombre y apellido, muy sencillo …

En mis sueños mi hombro no es de piedra

Cuando me doy cuenta, estoy caminando por un caminito en subida. No sé dónde estoy pero no me detengo a considerarlo; simplemente sigo caminando. Ahora presto atención al "paisaje": bonitas casas, con bonitas puertas y bonitas ventanas. Las veredas, bonitas también.

Tanto apreciar lo bonito del ambiente, olvidé lo que estaba pensando. Y antes de eso, olvidé cómo llegué a este lugar. ¿Qué barrio? Recuerdo haber tomado un colectivo, al azar, y bajarme en una parada cualquiera. ¿Qué hago acá? Ni siquiera tengo la condenada mini guía con las calles, como para ubicarme.

Y justo me toca un día soleado. No me molesta el sol.. a menos que no tenga mis lentes. Ahora el sol me pega justo en los ojos y no tengo intención de cambiar el rumbo. Sigo calle arriba, a ver adónde saldré. Me encanta este lugar, donde sea que esté. Las casas de colores claros, el piso.. ¿qué es esto? ¿ladrillo? Esto es un pasaje. Adónde estoy.. Ah, ahora veo gatos. No les voy a hablar porque.. ¿por qué no? Siem…

Maraña

Ya sea por algún msj de texto, un mail o algún pensamiento perdido, empiezo el día con ánimo dado vuelta. Agregale la llovizna y las fotos alegres de gente que tiene vida para contar, y resulta en una mezcla infalible.

Sólo falta la música triste (la cual, por suerte, no tengo en el disco en este preciso instante)