Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2009

Realidad mezquina

¿Qué sería peor..? ¿Darse cuenta de que las cosas son como siempre debieron ser, o que tanto soñar con realidades mejores fue, al fin de cuentas, una pérdida de tiempo? Siempre supe lo que hacía, lo que esperaba o decía, y sin embargo, no me termino de dar cuenta. Me doy cuenta cuando la realidad es ya demasiado pesada para cargar, una y otra vez, por los mismos caminos de siempre. La realidad, ajena, mezquina, jamás tiende una mano, jamás guiña un ojo.. jamás deja soñar.

Caminos cerrados

Los minutos pasan, las horas pasan, los días pasan. Las semanas, los meses, los años. Sigo donde siempre he estado, aunque el paisaje cambie un poco. Sigo donde siempre he estado y donde siempre estaré. Lo peor no es darse cuenta de esto, sino saberse resignado. Nada cambiará para mí, nunca. Y quizás siempre lo haya sabido..

Memoria rota

Las memorias perdidas, de los momentos perdidos, siempre vuelven. Pero lo que vuelve es diferente, y lo que recuerdo de una manera quizás haya pasado de otra, muy distinta. O, lo peor de todo, quizás nunca se haya dado. Memorias perdidas, momentos perdidos.. ¿Cuánto terminó lo real y empezó lo imaginario? ¿Cuándo empezó esta vida llena de ilusiones vacías y momentos olvidables?

La calle suena a lo lejos

Al son de los mismos lamentos de siempre, me levanto. Me levanto porque tengo que hacerlo, sino quizás nunca saldría de este lugar. Pequeña habitación de pensión, lugar que he encontrado para mí y del que, quizás, nunca pueda salir. Porque mi destino es pequeño y oscuro, y por ahora le rehúyo. Quizás hasta el destino se haya aburrido de mí, por qué no. Todos lo hacen, más tarde o más temprano..

“Esos oscuros rincones del olvido..”

Los recuerdos se pierden. Los tengo cerca, los pienso, los repito una y otra vez, reconstruyo las escenas completas. Lo hago para mantenerlos, que no mueran, que no desaparezcan en una maraña de realidades esquivas, en las que la mente parece sumergirse más y más en esos oscuros rincones del olvido..

Instantes, apenas

Angustia de momentos pasados,
angustia de momentos perdidos
¿Es que todo lo que nos pasa
en esta vida
tiene que durar apenas un instante..?

¿Nada puede durar una hora? ¿Un día?
¿No se puede soñar con algo que
dure una semana, un mes, un año siquiera..?

Vida que dura instantes..
¿Pero es eso realmente vida?
¿Quién puede querer
existir de esta manera..?

Silencios obligados

Volver, volver entre palabras
Algunas ya dichas
y otras tantas que no.

Porque cosas para decir siempre hay,
pero son siempre las mismas
y nunca supe cuándo hablar
y cuándo no..

Si hubiera alguien más,
tal vez, si hubiera alguien más,
Si no fueras solamente vos

Vos y la nada..
Y prefiero tu silencio,
a la vieja compañía
de la nada..

Cartas

Entre las cosas que extraño (que son pocas, pero algunas quedan) está el poder escribir cartas. Escribirlas, enviarlas, sentarse a esperar, recibir las respuestas.. Era mágico, tenía un gran encanto y significaba un momento de alegría. Alegría sincera y honesta. Efímera, pero alegría al fin. Real, memorable.

No es una costumbre que haya dejado por culpa de las nuevas tecnologías; simplemente, no conocí a nadie más a quien le interesara hacerlo. Cosas de la vida, como siempre digo.

Al menos tengo mis cajas de recuerdos, aquí y allá. Cajas a las que puedo recurrir cada vez que necesito una postal de momentos mejores. O sea que, básicamente, estoy volviendo todo el tiempo. Y, también, no tengo a nadie.

Toque

Cada tanto, un contacto con la realidad. Nunca es un contacto suave, lamentablemente. Gracias, realidad.