Ir al contenido principal

Historias perdidas

Elegir lleva su tiempo. Antes no elegía; decía lo que quería cuando se me ocurría, a quien quisiera escucharme. Con las malas experiencias, llegó el silencio. Luego un poco de paciencia. Ahora no sé. No sirve de nada hablar. No sirve de nada decir las cosas, las que sean. No sirve de nada mostrarse.

“Abrirse”, como le decían antes. Quizás lo sigan llamando así. Como sea, no sirve de nada. No sirve de mucho. No sé si sirve. No sé nada.

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.