Ir al contenido principal

La memoria dispone

Los recuerdos son así; uno no los elige. Ellos aparecen. Cuando quieren. Y se aparecen y entran aunque no les de permiso y se sientan y empiezan a hablar, a poblar la mente de imágenes olvidadas, de momentos que uno creía perdidos pero sin embargo ahí están, o quizás es todo una gran mentira, como todo es una gran mentira, al final de cuentas. Pero ellos insisten, los recuerdos. Insisten, confiados, porque saben que sin ellos, no seríamos lo que somos. Y entonces se quedan, y hacen lo que quieren, y al final de cuenta, dominan nuestra existencia. De principio a fin.

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.