Ir al contenido principal

Respuesta (a la entrada anterior)

Claro que cuando uno dice “nadie” se refiere a las personas que uno querría que dijeran algo; una palabra, lo que sea, cuando fuera. Decir “no me quiere nadie” es decir “no me quiere nadie que a mí me interese que me quiera”. Porque puede haber alguien, en algún lugar (en mi caso, apenas tres personas), que sientan algo por uno. Pero se trata de gente que siente lo que tiene que sentir, porque es su....obligación. Hablo de familiares, claro está. Cuando hablo de amistad, cuando hablo de gente a la que le puedo o debiera interesar en alguna manera, por mínima que sea.. es ahí cuando la lista se acorta demasiado. Se acorta tanto que desaparece. Y podría citar más de un ejemplo, pero para qué, no tendría sentido. 

No estoy diciendo nada. En realidad, nunca lo hago; nunca digo nada concreto. Nunca digo nada que tenga real sentido, o algo parecido a un significado. El problema con la falta de interés de las personas, de los otros, de los demás, de todos, es que no hay en qué interesarse. Cualquiera que me conoce sabe que no tengo nada para decir ni hacer ni ofrecer. ¿Y quién puede interesarse en alguien así?

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.