Ir al contenido principal

Límites que ceden

No sé si olvido rápido las cosas, o ahora me sorprendo con mayor facilidad. Por estos días, por estas semanas, he logrado descubrir lugares nuevos. Lugares a los que, quizás, dudé un poco en entrar pero esa duda, si existió, fue mínima. Ya no temo a esos lugares, a lo que pudiera encontrar en ellos, a las situaciones que se pudieran dar -- ya no hay miedo ni preocupación por las consecuencias ni nada que se le parezca. Ahora, siento y voy. Siento y digo. Siento y hago.

Después me doy cuenta de que los lugares quizás no sean nuevos. Quizás esos rincones oscuros siempre estuvieron pero últimamente estoy logrando derribar más y más paredes. Paredes que eran barreras, obstáculos que no me dejaban llegar. Alcanzar ese algo parecido al alivio, un desahogo tan deseado que resulta raro encontrarlo al fin.. aunque dure instantes, apenas. Hoy dura instantes. Quizás mañana dure más. Por ahora, estoy aprendiendo hasta adónde puedo llegar.

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.