Ir al contenido principal

Virtual

Cuando uno sueña y el otro, nada más imagina. Por unos segundos, apenas. Es breve pero también es todo el alivio que necesitan. Y no hace falta más.

Terminada la comunicación, y como si de un trámite se tratara, cada quien vuelve por su camino. La otra persona, a su mundo real, tangible. Uno, quejumbroso y resignado, a su frío refugio. Seguro, pero insignificante. Al abrigo de las imágenes coloridas y situaciones de fantasía, productos de una mente que se rehúsa a actuar. Situaciones, diálogos, música de fondo. Todo perfectamente delineado por una razón vacilante, acostumbrada quizás a los tropiezos y golpes.

Promesas tempranas que se rompen al final del día. Temores que aplacan cualquier intención. Aunque el corazón pida más.

Entradas más populares de este blog

Sueña el tonto

Noches van, noches vienen. Sentado en donde no quisiera estar, pienso y veo lo que creo que quiero ver. Lejos están mi comodidad y mi seguridad; ya no importan. Sólo ese instante de irrealizable alucinación.

Engaños

Estuvo bueno mientras duró, me miento cada día.

Porque elijo recordar esos mínimos instantes en los que todo parecía estar bien. Incluso aprovechaba esos momentos para imaginar otros tiempos, más extensos. Quizás ya sabía que no podía durar. Que estaba sentado junto a un volcán de malicia, esperando para hacer erupción..

Nick Cave and the Bad Seeds

Vi a dios. Ya nada más importa.