Ir al contenido principal

Rescate

Cuántas veces hablé de lo mismo. Seguramente estarás cansado de oírme gimotear sobre lo mismo, una y otra vez. Pero dejame, dejame que te cuente.

A veces un extraño llega, te tantea el hombro y te habla. Una pregunta, dos, a veces es sólo un saludo, quizás un comentario sin sentido. Pero si hasta las acotaciones más banales..

Ella me preguntó por esto, por aquello. El significado de esta palabra, de aquella, ¿transcurre en una época tal? Sí, adiviné, aunque no supiera nada. Hay cosas que escucho sin entender del todo; es que me dejo llevar por la música, me entendés. Le dije que sí, que tal vez hablara de esto, o aquello. En mi cabeza sonaban los acordes de la canción.

El mendicante silencioso, que ni siquiera disfruta la compañía de un rótulo. Supone que la expresión triste servirá, pero no siempre. Para que un gesto sirva, debe ser percibido. Y el mendicante en cuestión es casi invisible.

Todos tenemos días así. Todos creemos que nadie nota nuestra presencia, pero a veces un pequeño destello se exhibe tímidamente. Destellos involuntarios. Tan involuntarios en su aparición como inconscientes de la luz que brindan. Quizás esos destellos sean los mejores..

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.