Ir al contenido principal

Recycle Bin (Laden)

Adam, monstruo, demonio, vil insecto.

Ahora el mundo (Estados Unidos) festeja en las calles y hay cantos y fuegos artificiales y alegría, mezclada con un recuerdo que todavía debe doler como el primer día. Se entiende, quizás. Estoy seguro que el día que se muera Thatcher voy a brindar con lo que tenga a mano. Pero lo que hizo Thatcher y el gobierno británico de aquel entonces (hablo de Malvinas, claro está) fue responder a un grupo de impresentables (aunque aterradores) militares comandados por un borracho que apenas si podía peinarse o ponerse los pantalones. Y así pasan las cosas que pasan.

El 11 de septiembre de 2001 fue un acto de represalia. Terrible, sanguinario, espantoso, inhumano. Pero también una derivación. Si buscás el significado de represalia, vas a ver que se trata de un “mal que una persona causa a otra en venganza o satisfacción de un agravio”, o bien una “medida o trato de rigor que adopta un Estado contra otro para responder a los actos o las determinaciones adversos de este” (copio tal cual la definición del diccionario para que no queden dudas de la idea). Entonces, el 11/9 fue un acto de represalia. Terrorismo, seguro, pero en respuesta a algo. No digo que está bien, por supuesto, pero sólo podés tentar la suerte un cierto número de veces antes que se dé vuelta y te responda. Y no te vas a quedar sin contestar, me imagino.

Ponerse a analizar actos y consecuencias de este tipo es como tratar de averiguar qué fue primero, si el huevo o la gallina. Cada historia, cada conflicto, tiene un origen así, tan lejano y difuso que quizás las consecuencias más recientes sean mil veces peores que aquellos actos que las originaron.

Ahora bailan en las calles de Estados Unidos, hasta que un segundo, tercero o décimo en la jerarquía de Al Qaeda (si sigue existiendo) decida que es hora de una nueva respuesta. Un nuevo golpe, una nueva represalia. Quizás pasen diez años, como pasaron ahora, pero seguramente llegará. Y luego otra respuesta. Y otra. Y otra. ¿Quién puede vivir así?

Cría cuervos..





Entradas más populares de este blog

Sueña el tonto

Noches van, noches vienen. Sentado en donde no quisiera estar, pienso y veo lo que creo que quiero ver. Lejos están mi comodidad y mi seguridad; ya no importan. Sólo ese instante de irrealizable alucinación.

Engaños

Estuvo bueno mientras duró, me miento cada día.

Porque elijo recordar esos mínimos instantes en los que todo parecía estar bien. Incluso aprovechaba esos momentos para imaginar otros tiempos, más extensos. Quizás ya sabía que no podía durar. Que estaba sentado junto a un volcán de malicia, esperando para hacer erupción..

Nick Cave and the Bad Seeds

Vi a dios. Ya nada más importa.