Ir al contenido principal

Recycle Bin (Laden)

Adam, monstruo, demonio, vil insecto.

Ahora el mundo (Estados Unidos) festeja en las calles y hay cantos y fuegos artificiales y alegría, mezclada con un recuerdo que todavía debe doler como el primer día. Se entiende, quizás. Estoy seguro que el día que se muera Thatcher voy a brindar con lo que tenga a mano. Pero lo que hizo Thatcher y el gobierno británico de aquel entonces (hablo de Malvinas, claro está) fue responder a un grupo de impresentables (aunque aterradores) militares comandados por un borracho que apenas si podía peinarse o ponerse los pantalones. Y así pasan las cosas que pasan.

El 11 de septiembre de 2001 fue un acto de represalia. Terrible, sanguinario, espantoso, inhumano. Pero también una derivación. Si buscás el significado de represalia, vas a ver que se trata de un “mal que una persona causa a otra en venganza o satisfacción de un agravio”, o bien una “medida o trato de rigor que adopta un Estado contra otro para responder a los actos o las determinaciones adversos de este” (copio tal cual la definición del diccionario para que no queden dudas de la idea). Entonces, el 11/9 fue un acto de represalia. Terrorismo, seguro, pero en respuesta a algo. No digo que está bien, por supuesto, pero sólo podés tentar la suerte un cierto número de veces antes que se dé vuelta y te responda. Y no te vas a quedar sin contestar, me imagino.

Ponerse a analizar actos y consecuencias de este tipo es como tratar de averiguar qué fue primero, si el huevo o la gallina. Cada historia, cada conflicto, tiene un origen así, tan lejano y difuso que quizás las consecuencias más recientes sean mil veces peores que aquellos actos que las originaron.

Ahora bailan en las calles de Estados Unidos, hasta que un segundo, tercero o décimo en la jerarquía de Al Qaeda (si sigue existiendo) decida que es hora de una nueva respuesta. Un nuevo golpe, una nueva represalia. Quizás pasen diez años, como pasaron ahora, pero seguramente llegará. Y luego otra respuesta. Y otra. Y otra. ¿Quién puede vivir así?

Cría cuervos..





Entradas más populares de este blog

El viejo terruño..

Terminó el año y nunca conté algunas cosas que tenía para contar: este año volví a Resistencia, lo cual se traduce en una sensación de derrotismo total. Pero no se sintió realmente hasta la última parte del año, momento en el que comencé a darme cuenta de las cosas que me habían pasado.

Además, sigo a algunas personas en redes sociales y seguir viendo su vida en BA me hizo mal. Es así, nomás, para qué lo voy a disimular. Pero bueno, resignado estoy desde que nací y así seguiré pasando mis horas. Mientras tanto, las tapitas de bebidas varias se juntan en un rincón.. aspiro a construir un fuerte con ellas. O una nave espacial.

Sueña el tonto

Noches van, noches vienen. Sentado en donde no quisiera estar, pienso y veo lo que creo que quiero ver. Lejos están mi comodidad y mi seguridad; ya no importan. Sólo ese instante de irrealizable alucinación.

De luces

Alguien que conozco llamó a alguien que nunca conocerá "luz de su vida". Por cuestiones que no vienen al caso (frase que se usa para rehuir explicaciones), me sentí pésimo. Al rato me preguntaba -y aseguraba- que yo no soy la luz de nadie. Y después me acordé: yo era la luz de mi abuela. Y me sentí todavía peor.

Todavía no termino de caer.