Ir al contenido principal

Pregunta III

Imagino la charla. La puedo imaginar, sin dudar.

Sé cómo comienza, cómo transcurre, cómo termina.

Los silencios incómodos, las miradas perdidas y encontradas. Sé cada detalle. ¿Cómo lo sé? Es lo único en lo que he pensado por 10 años. Por eso lo sé.

Sé que alguien comentaría alguna trivialidad, alguien sonreiría de manera nerviosa, alguien se frotaría las manos nerviosamente. No importa quién es quién ni qué papel interpreta; esta obra tiene final conocido.

Cada momento imaginado comienza de la misma manera: el ambiente es bueno, las sonrisas sinceras, las palabras honestas. Pero esa sinceridad es frágil. El hilo que une las palabras es quebradizo, y no tardará en desintegrarse. Lo que comenzó como un acercamiento inocente terminará, inevitablemente, en una confrontación.

Ese hilo quebradizo del que hablaba.. esa red endeble que contenía años de rencores guardados.. cederá. Cederá y los reproches y el desdén y la angustia reclamarán su lugar, su hora de tomar la palabra.


¿Participarías de algo así? ¿Participarías de algo cuyo final está escrito hace años?

Entradas más populares de este blog

Frase hecha

Como palabras dichas en otra realidad, algunas verdades retumban en mi cabeza. Pienso en lo que podría haber sido, y me río. Me río para no llorar.

Espejo

Estaba la luna pintada como en esos viejos cuadros que creía haber visto en primera persona. Estaba la luna triste, como ese triste bufón que veo en el espejo. Estaba la luna triste pero se alivió al ver que había un personaje peor en el paisaje. Estaba la luna triste. Estaba la luna. Estaba yo.