Ir al contenido principal

En mis sueños mi hombro no es de piedra

Cuando me doy cuenta, estoy caminando por un caminito en subida. No sé dónde estoy pero no me detengo a considerarlo; simplemente sigo caminando. Ahora presto atención al "paisaje": bonitas casas, con bonitas puertas y bonitas ventanas. Las veredas, bonitas también.

Tanto apreciar lo bonito del ambiente, olvidé lo que estaba pensando. Y antes de eso, olvidé cómo llegué a este lugar. ¿Qué barrio? Recuerdo haber tomado un colectivo, al azar, y bajarme en una parada cualquiera. ¿Qué hago acá? Ni siquiera tengo la condenada mini guía con las calles, como para ubicarme.

Y justo me toca un día soleado. No me molesta el sol.. a menos que no tenga mis lentes. Ahora el sol me pega justo en los ojos y no tengo intención de cambiar el rumbo. Sigo calle arriba, a ver adónde saldré. Me encanta este lugar, donde sea que esté. Las casas de colores claros, el piso.. ¿qué es esto? ¿ladrillo? Esto es un pasaje. Adónde estoy.. Ah, ahora veo gatos. No les voy a hablar porque.. ¿por qué no? Siempre le hablo a los animales que veo por la calle. Gente con mascotas entenderá esto. Otra gente no, y me mirará de manera extraña. No importa. Hay gatos y.. no, ya se fueron.

No hay absolutamente nada (ni nadie) en las calles. ¿Es temprano y todo el mundo duerme? Insisto, ¿qué hago acá? ¿y dónde estoy? Debe ser temprano. Está fresco, agradable. Y ese sol.. no me deja ver. Es como si brillara más y más y..

Era un sueño. Mi colchón viejo y hundido me recibe con su carraspeo de resortes vencidos. También mi hombro me recuerda que estoy despierto. Me siento en la cama y me quejo. ¿Me levanto? Es domingo. No tengo por qué. Amago con alcanzar el celular para ver la hora pero no, mejor ni me fijo. Entra un poco de claridad por algunos rinconcitos no tapados de la ventana. Mejor vuelvo a la cama. A lo mejor podría volver al lugar aquel y terminar de entender qué hacía ahí. No sería la primera vez que continúo con un sueño una vez despierto.

Obviamente, no volví a soñar con lo mismo. Es más, creo que ni siquiera volví a soñar. Misterio de domingo, ¿qué lugar habrá sido? Sospecho que conozco el lugar. ¿Por qué habré vuelto ahí..? Mi mente juega conmigo.

Entradas más populares de este blog

El viejo terruño..

Terminó el año y nunca conté algunas cosas que tenía para contar: este año volví a Resistencia, lo cual se traduce en una sensación de derrotismo total. Pero no se sintió realmente hasta la última parte del año, momento en el que comencé a darme cuenta de las cosas que me habían pasado.

Además, sigo a algunas personas en redes sociales y seguir viendo su vida en BA me hizo mal. Es así, nomás, para qué lo voy a disimular. Pero bueno, resignado estoy desde que nací y así seguiré pasando mis horas. Mientras tanto, las tapitas de bebidas varias se juntan en un rincón.. aspiro a construir un fuerte con ellas. O una nave espacial.

Abue

El sábado hizo un mes que murió mi abuela. No me cuesta escribirlo pero me cuesta creerlo. Y antes de eso, pasó un mes internada. Tanto tiempo pasó, y sin embargo parece que no hubiera pasado nada. Sigo sin entender muy bien, sigo sin creer nada.. o sin querer creer nada. Sigo porque tengo que seguir y no pienso porque es lo que me conviene. Un poco nos habíamos acostumbrado a que no apareciera mucho, pero estaba. Y ahora ya no está más, y es difícil admitirlo. Difícil, imposible. Algún día voy a caer, abue, y nadie me va a poder levantar. Ojalá estés bien, donde sea que estés. Con tu viejo Nacho, con tu gato Juan, con tus hermanos. Ojalá, ojalá.

Agradezco haberte dicho las cosas que debí decir mucho antes, y seguiré viviendo con la culpa de haber dicho o hecho otras cosas que no debí decir o hacer. Hasta que caiga del todo, brindo en tu nombre.

Sueña el tonto

Noches van, noches vienen. Sentado en donde no quisiera estar, pienso y veo lo que creo que quiero ver. Lejos están mi comodidad y mi seguridad; ya no importan. Sólo ese instante de irrealizable alucinación.