Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2010

Duda

No recuerdo bien pero.. ¿cuándo fue que me dejó de importar?

Inspiraciones

Las hojas aparcen marcadas: oraciones completas, algunas palabras sueltas, papeles sueltos también, incontables notas. Biromes y lápices gastados, no queda nada con qué escribir. Son tantas las ideas, son tantos los pensamientos que necesito plasmar sobre estos papeles. Y, sin embargo, nada parece cambiar. Todo aquello, todo lo que no se puede tocar, todo sigue igual. Quizás nunca cambie..

Horas que huyen

Eran los días, eran las horas que pasaban. Se iban, se escurrían entre los dedos. Pero no había nada que hacer. No las podía rescatar, no les podía prometer un mejor futuro. Era como si ellas solas se salvaran. Huían, huían de una eternidad en mi compañía. Y lo bien que hacían..

Voces desparramadas

De los restos del día anterior, de esas pequeñas migajas de existencia mentirosa, surgen algunas palabras. Algunas pocas, que juntas quizás no digan mucho. Sueltas, a veces, expresan algo más. Expresan algo. A veces.

Y a veces es al revés: juntas no dicen mucho, pero al revés quizás sí. Y entonces lo mejor es dejarlas como están, y tratar de encontrarles un sentido, aunque las horas pasen y la memoria no ayude, ni el ánimo ni el clima ni la existencia ni los vecinos.

El tiempo pasa, pasa y sólo algunas palabras quedan.

Fuga

Huye en busca de un sueño, mientras escapa de una pesadilla.

Cualquier cosa, antes que esto que llaman realidad.

Caminata

En el viejo camino aquel, el de siempre, el que no lleva a ninguna parte, con las mismas baldosas flojas de siempre, con los mismos árboles grises, con las mismas bancas frías, las mismas paredes, los mismos muros y las mismas rejas. Si yo sigo siendo el mismo, ¿por qué debería cambiar el paisaje?

Lluvia (3)

El viento que golpea, el viento que empuja
Allá lejos, a la distancia
las nubes comienzan a reunirse
quizás más tarde caigan unas gotas
quizás más tarde la lluvia me acompañe..

“No debería ser un sueño..”

Siempre vuelvo a lo mismo
Siempre vuelvo a la misma búsqueda
La misma búsqueda de esas palabras
que puedan expresar lo que siento
Lo que siento, lo que quiero sentir,
Lo que pienso, lo que quiero pensar..
Lo que quiero vivir..

No debería ser un sueño, una ilusión
Vivir no debería ser una fantasía

Historias de bar

Escucho las historias que llegan de las mesas cercanas, siempre más interesantes que cualquier cosa que pudiera imaginar. Escucho porque escuchar me lleva a otros lugares, lugares a los que jamás podría llegar, ni visitar, ni siquiera imaginar. Llego a esos lugares, conozco a quienes lo habitan, escucho sus historias y vuelvo adonde estaba. Vuelvo con el golpe de copas, botellas y el ruido de los autos que pasan. Vuelvo porque tengo que volver, sino quizás jamás lo haría..

Domingo mágico

Lo que pasa, lo que queda

Pasan las palabras, las hojas, los apuntes, las ideas mal plasmadas. Pasa todo, quedo yo. Queda este vacío que llena cada segundo de mi vida. Queda la nada, que es mi todo.

Comprensión

Lo único que me seduce del mundo exterior es la posibilidad de tener algo de qué escribir en este blog.

Sorbo

El último trago siempre es el más difícil. Porque sabés que se termina. Y después no queda más que volver (a la casa, al agujero, a la realidad).

Burla

Al final, alguien más usó aquella 'máscara de indiferencia'. No sólo una persona; todas. Broma cruel.

Cita con propósito

Blanche DuBois: Whoever you are, I have always depended on the kindness of strangers.
No digo que esté bien, ni que sea lo mejor. Pero, desafortunadamente, es lo único que tenemos algunos. Contar con la amabilidad, la bondad (¿lástima?) de los extraños..

¿Qué tendríamos, si no?

Alivio

En los últimos días llegaron buenas noticias desde la casa familiar, ya sea por teléfono o mail, y mi tranquilidad creció. Sin embargo.. sin embargo.. hay varias cosas que tengo atragantadas hace tiempo y no tuve la oportunidad de desahogarme.

Seguro, el ánimo es mejor hoy, pero son varios días de sentimientos acumulados y hace tiempo que dejé de hacer acopio de bajones. Pequeños destellos de melancolía se escapan aquí y allá, en los momentos menos esperados. Y ya estoy cansado..

Por eso esta noche, cuando vuelva a casa, trataré de encontrar por fin ese desahogo que se me niega hace tiempo.

Aire

La máscara del día (y, con suerte, de toda la semana) es: indiferencia. A ver cuán lejos puedo llegar sin que se caiga..

Idea(le)s

Ahí se va la última utopía (palabra que no suelo usar). Que pase el (la) que sigue..

올드보이

Dae-su Oh: laugh, and the world laughs with you; weep, and you weep alone.

Atasco

No tenemos nada en común. Ni gustos ni pensamientos ni ideas ni experiencias. Nada. Pero sos la única persona que me escucha.

A punto de.

Iría hasta donde estás y te sacudiría tomándote de los hombros.. ¿no te das cuenta? Quisiera que me dejaras entrar.

Opuesto

Voy tan a contramano de las cosas a veces.. es triste. Y patético. Y absurdo. E infantil.

Acá, entre nos

No te das una idea, mi estimada, lo que cuesta desprenderse de una ilusión así. De chico me costaban menos estas cosas..

Consulta sincera

Con una mano en el corazón, ¿preferís tener en claro los defectos de una persona apenas la conocés? ¿O es mejor ir descubriéndolos a medida que pasa el tiempo?

Y ya que estamos con este tema.. ¿preferís saber todas las cosas en las que no coincidís con alguien cuando lo conocés? ¿O también preferís ir descubriendo esas cosas con el tiempo..?

Persistencia

Sé que no sirve insistir. Ni siquiera soy de los que insisten. Como te dije alguna vez, hace rato que bajé los brazos.

¿Para..? Para muchas cosas. El otro día se dio una charla con alguien, y hablábamos sobre motivos, esperanzas, voluntad y similares. Las razones que esta persona me daba parecían válidas. En serio. Pero no, una vez en casa, una vez en mi lugar.. es como si el mundo a mi alrededor se ajustara. No sé si lo ajusto yo o se ajusta solo.. pero las cosas vuelven a su lugar. Cada pieza cae en su lugar..

¿Para qué insistir? Si no se da hoy, se dará mañana. Si no se da mañana, tal vez pasado. Si no se da pasado mañana, tal vez la semana que viene. O el próximo mes. O el próximo año. Si hay a lo que lamentablemente me acostumbré es a esperar. Ya no espero que lleguen algunas cosas; sólo estoy cómodo en la espera. Suena mal, ¿no? Cómodo en la espera. Pero es la verdad. Cuando la resignación le gana a la voluntad..

Otro encuentro de tarde

No. Esta vez no.

Así no. Basta de asumir culpas que no me corresponden. ¿Por qué debería?

Ja.. mirá, si fuera un juicio.. si fuera un episodio de alguna serie legal.. pero me voy por las ramas. No, ¿qué me vas a decir? No me podés decir nada. Ni a mí ni a nadie. Las cosas que decís.. ¡Las cosas que dijiste! Y pensar que yo..

Seguro que aquella vez.. Uf, todas mentiras. Sabía de tu facilidad para mentir y de tu habilidad para presumir de ella.. ¿Cómo no me doy cuenta..? Las cosas que hace uno. Por necesidad, por necesidad. La necesidad de.. bah, qué importa. Vos..

No puede ser. Es un chiste. Antes no lo quería creer. O lo consideraba un chiste por las razones equivocadas. Pero eso es lo que es.. todo esto. Vos, yo, los últimos días: un chiste. Un chiste malísimo, para que se ría una sola persona.

Alguien enfermo. Alguien que..

Vos. Un chiste para que te rías vos.

Encuentro de tarde

No era mi intención. Nunca lo fue, disculpá. En serio, perdoname.

Ya sé.. me disculpo demasiado. Perd.. otra vez, casi. Je, disc.. quiero decir. No importa.

Pero.. esto no podía terminar bien. Si ni siquiera empezó bien. Es que.. quizás estaba predispuesto. No predispuesto a que saliera mal, claro que no. Pero los nervios estaban. Y la preocupación. Yo soy así, vos sabés. No pude cambiar antes, ¿cómo podría hacerlo..? Ya sé, si yo siempre digo que la gente no cambia. Ya sé, ya sé. Justo yo..

Es como un mal chiste. Las cosas que digo, las que pienso.. Siempre hago lo contrario a lo que debería. Sabés, hasta hace unas horas tenía en claro qué decir. Qué no decir, también. Pero bueno, tanta planificación.. no podía terminar de otra manera. Quizás sí, quien sabe. Si fuera otro..

No, no quise decir eso. No me quise poner en el papel de víctima otra vez, no pienses eso. Ya sé que suelo hacerlo, pero no esta vez. En serio. Es sólo que.. si no lo hiciera..

Sí, tenés razón: voy a decir si no lo hi…

Redundancia

Cosas que la vida se empeña en tratar de hacerme entender: no hay que hacerse ilusiones demasiado rápido. Démosle un tiempo a los delirios: que surjan por una razón concreta, no por una simple sospecha.

Cantidad de veces que afirmé haber aprendido dicha lección: ya perdí la cuenta. Me gustaría decir que ya aprendí de los errores pasados, las piedras tropezadas, etc. Pero no.

Si supieras, oh extraño ser, las ilusiones que alimentas.

Respuesta I

Seguramente sí. Seguramente me ayudarías. Por los buenos viejos tiempos, como dicen en las películas.

Por lo que fue, por lo que pudo haber sido. Por lo que nunca sabremos.

Las preguntas más interesantes siempre carecen de respuestas..

Respuesta II

Y sí, seguramente harías lo mismo hoy. Y mañana. Y pasado.

Sé muy bien hasta dónde te llevé. Hasta dónde te empujé.. Lo supe después, obviamente. No lo supe mientras lo hacía, si no quizás (sólo quizás) podría haber intentado algo para cambiar todo aquello. Toda aquella gran confusión.. emocional. Abre comillas, cierra comillas.

Mucho peso, ¿no? Mucho peso sobre tus hombros. Acostumbrado a cargar con ciertos lastres durante toda mi vida, sólo pude suponer que.. no, no podía suponer nada. No lo hice por aquel entonces, es verdad. Jamás se me cruzó por la cabeza.

Y así terminamos.

Respuesta III

Yo sé que no. Ni siquiera accederías a participar de algo así. ¿Quién lo haría? Saber que todo terminará con una lluvia de reproches y recriminaciones.

Aunque creas o intuyas que la mitad de esos reproches sean justificados.. no es un momento que estemos dispuestos a pasar.

Quizás sea ese último atisbo de esperanza que queda en mí.. que me hace pensar que quizás, podrías llegar a disculparte.

Pregunta III

Imagino la charla. La puedo imaginar, sin dudar.

Sé cómo comienza, cómo transcurre, cómo termina.

Los silencios incómodos, las miradas perdidas y encontradas. Sé cada detalle. ¿Cómo lo sé? Es lo único en lo que he pensado por 10 años. Por eso lo sé.

Sé que alguien comentaría alguna trivialidad, alguien sonreiría de manera nerviosa, alguien se frotaría las manos nerviosamente. No importa quién es quién ni qué papel interpreta; esta obra tiene final conocido.

Cada momento imaginado comienza de la misma manera: el ambiente es bueno, las sonrisas sinceras, las palabras honestas. Pero esa sinceridad es frágil. El hilo que une las palabras es quebradizo, y no tardará en desintegrarse. Lo que comenzó como un acercamiento inocente terminará, inevitablemente, en una confrontación.

Ese hilo quebradizo del que hablaba.. esa red endeble que contenía años de rencores guardados.. cederá. Cederá y los reproches y el desdén y la angustia reclamarán su lugar, su hora de tomar la palabra.


¿Participarías de a…

Pregunta II

Probablemente no me recordarías..

Aunque, nos parecíamos. Vos también te aferrabas a recuerdos apagados, los cuales no revivirían nunca, por más que lo desearas. En algo nos asemejábamos, después de todo.

Yo sé. Eran palabras de jóvenes y esas palabras nunca tienen la fuerza que deberían. Palabras dichas en forzados momentos de proximidad emocional, para llamarlos de alguna manera. O quizás sea la forma en que los llamo ahora, tratando de disimular mis sentimientos.

"Mis sentimientos". Sigue resultando difícil hablar de ellos, aunque hayan pasado tantos años. Después de todo, fueron aquellos sentimientos los que te alejaron, ¿no? Yo sé que sí. Aunque quizás nunca lo hayas admitido.. aunque hayas preferido escudarte detrás de papel y tinta..

¿Harías lo mismo hoy, si tuvieras la oportunidad?  Correr. Correr y perderte en el horizonte..

Pregunta I

Si golpeara a tu puerta hoy.. Si dijera tu nombre.. ¿Tratarías de ayudarme..?

Martes

Dejo que la música triste me acompañe..

El frío me hace temblar. Como tiemblan mis ojos.. No sé por qué me siento así pero tampoco me preocupo por averiguarlo.

Por suerte, me levanté muy temprano y es probable que me duerma apenas apoye la cabeza en la almohada. El día termina de una manera muy rara. Aunque familiar, esta tristeza, en este momento, no se entiende.

Días de sueños raros

Charlas con gente que no me cae para nada bien, ambientes extraños, situaciones imposibles, intentos de asesinato (!).. ¿Qué onda, subconsciente?

Cada segundo

Cuando nos encontramos aquella tarde, me pediste que te ayudara con algo. No era nada importante, si no algo para pasar el tiempo. Quizás. Hablamos, nos reímos y el tiempo pasó. Duró menos de lo que podría haber durado pero a mí no me importó. Disfruté cada segundo, como no podía ser de otra manera.

Era de tarde, hacía calor (creo) y un poco de sol entraba por la ventana. Nos sentamos en el piso y ordenamos unos papeles tuyos. Papeles y carpetas. Me mostraste el dibujito tonto que te hice una vez: aquel con una ovejita contando hombrecitos para poder dormirse. Examiné las fotos y recortes con los que cubriste tu carpeta y los minutos corrieron. Desapareciste unos minutos mientras sonaba Exit Music (For a Film). De repente, todo había terminado y estábamos.. no sé dónde. Creo que bajamos a alquilar una película. O quizás eso fue otro día.

Ahora me doy cuenta que, con los años, fui juntando momentos. Pequeños momentos de varios días. Pequeños momentos que forman un día perfecto. Un día pe…

Y como si esto fuera poco

(busco sinónimos de "patético" pero ninguno parece conformarme)

Hace muchos años era costumbre que un viejo cascarrabias dijera que no iba al médico sólo para no enterarse que estaba enfermo (o de qué estaba enfermo). Yo tengo una costumbre similar. A su modo. Quizás no tanto. Paso a explicar..

Es raro que me aburra. Siempre tengo algo para hacer. Si no tengo que escribir algo, tengo que leer otra cosa, o estudiar, o ver esto o aquello, o limpiar aquí o allá, lo que sea. Siempre, por suerte, tengo algo que hacer.

Pero en esas raras oportunidades que me aburro, porque no tengo nada mejor que hacer, se dan todas las circunstancias para que el "ánimo pantriste" se apodere de uno y pase a ser una noche melancólica, ayudada seguramente por el alcohol, los recuerdos y las melodías afligidas.

Una de las nuevas costumbres que brinda la tecnología es buscar gente. En internet. Así que, en modo tristón, entro a alguna red social y busco a gente. Nombre y apellido, muy sencillo …

En mis sueños mi hombro no es de piedra

Cuando me doy cuenta, estoy caminando por un caminito en subida. No sé dónde estoy pero no me detengo a considerarlo; simplemente sigo caminando. Ahora presto atención al "paisaje": bonitas casas, con bonitas puertas y bonitas ventanas. Las veredas, bonitas también.

Tanto apreciar lo bonito del ambiente, olvidé lo que estaba pensando. Y antes de eso, olvidé cómo llegué a este lugar. ¿Qué barrio? Recuerdo haber tomado un colectivo, al azar, y bajarme en una parada cualquiera. ¿Qué hago acá? Ni siquiera tengo la condenada mini guía con las calles, como para ubicarme.

Y justo me toca un día soleado. No me molesta el sol.. a menos que no tenga mis lentes. Ahora el sol me pega justo en los ojos y no tengo intención de cambiar el rumbo. Sigo calle arriba, a ver adónde saldré. Me encanta este lugar, donde sea que esté. Las casas de colores claros, el piso.. ¿qué es esto? ¿ladrillo? Esto es un pasaje. Adónde estoy.. Ah, ahora veo gatos. No les voy a hablar porque.. ¿por qué no? Siem…

Maraña

Ya sea por algún msj de texto, un mail o algún pensamiento perdido, empiezo el día con ánimo dado vuelta. Agregale la llovizna y las fotos alegres de gente que tiene vida para contar, y resulta en una mezcla infalible.

Sólo falta la música triste (la cual, por suerte, no tengo en el disco en este preciso instante)

Respuesta de sábado

Y quizás la respuesta sea muy sencilla, después de todo.

¿Cuántas veces pensé que lo más fácil del mundo es perder contacto con la gente? Total, me decía, gente es lo que sobra en este mundo. Después me llamaba la atención que otra gente pensara igual. OK, no te hablo más. Pero, ¿cómo es que no me preguntaste por qué? ¿Estaba buscando esa pregunta, acaso? ¿Era mi intención que te preguntaras si hiciste algo mal? ¿O responderte con algún comentario pretendidamente ingenioso? Histeria pura, me diagnosticaron.

Y así pasaron las personas..

Debo admitir que alguna gente se lo toma mejor que otra. OK, no me habla más, allá él (o ellos). Después están los que reaccionan de una manera un poco más violenta (nunca de frente, siempre comentando en muros ajenos). Ahh la internet y sus personalidades pequeñitas. ¿Para qué usar palabras cuando tenemos emoticons?

Y así pasan más personas..

Pero al final siempre me termino preguntando.. ¿por qué no me preguntaron nada? Y es que.. ¿por qué me sorprende tan…

Pregunta de viernes #2

¿Cuándo me dejó de importar tanto... todo?

Tanto tiempo evitando la resignación.. ¿y no nos dimos cuenta cuando llegó?

"Hola, vago"

Ayer dormí hasta pasado el mediodía (bueno, era sábado), me desperté algo contrariado por algo, no recuerdo qué (seguramente un mal sueño) y lo primero que veo cuando me siento delante de la compu* es un mail de mi viejo.

Mi vieja le enseñó a mandar mails pero generalmente son de trabajo; nada muy complicado, unos horarios y códigos de viajes y nada más. Como sea, ayer me mandó uno a mí y me hizo reír y me alegró la tarde.






*Queda como que me despierto y me siento delante de la pc. No es así. Bueno, casi. OK, sí es así.

Infantil

Es verdad. No tenés la culpa de no haber satisfecho la idea que de vos me había hecho. Tampoco tenés la culpa ni podrás entender ese enojo que tuve. ¿Quién podría hacerlo?

A veces peco de inmaduro.. (¿sólo a veces?)

La (pende)patria ingenua

Hace días que tengo esta entrada pensada (atragantada) pero por culpa de un teclado vetusto no pude hacer mucho. Vamos por partes..

Un par de días antes de dejar BA, fui a Retiro a comprar los pasajes. Ese día habían dos marchas relacionadas con el matrimonio gay: una a favor, la otra en contra. Por el trayecto del 132, tuve la mala suerte de cruzarme con la marcha en contra*. Uno espera ver gente mayor en esas marchas, por una evidente generalización: todos los viejos piensan igual (y, en este caso, de manera equivocada). Pero obviamente había muchos jóvenes. Alumnos de algún colegio secundario vistiendo pecheras naranjas y sosteniendo pancartas (o como se llamen) en las calles, cuando los semáforos estaban en rojo. Vi parejas jóvenes con niños y sentí pena por esos niños, que irremediablemente crecerán inmersos en una tradición familiar discriminatoria).

Una vez en mis pagos, me enteré que el proyecto de ley fue aprobado y lamenté haberme perdido las manifestaciones de alegría que seg…

"..Only you can see much further"

Sí, recién la veo. Una vergüenza.

¡Pero me encantó! Gran peli, se merece una entrada extensa y mejor pensada. Pero así es mi blog.. de poco pensar.

Diferido

Como el que se siente solo aún estando rodeado de una multitud.. así me siento cuando hablo con mucha gente.

Muchas voces que, aunque suene ridículo, hacen más ruido que el silencio..

Notas de origen oscuro

Y hoy, ¿a qué fecha volveré? Busco en mis viejas agendas (porque sí, han quedado amontonadas en un cajón) y elijo una fecha al azar. Reviso la fecha que la punta de mi dedo marcó.. y no encuentro nada interesante. Pero al revolver el cajón en busca de las viejas agendas, encuentro mis viejos cuadernos. Cuadernos azules, con el clásico forro de papel araña.

¿Lo reviso o no? ¿Será el de las entradas inconclusas? ¿Será el de las escrituras pretenciosas? ¿O el de la carta sin terminar..?

Lamentablemente para mí, es del la carta sin terminar. No lo leo, aunque tampoco lo cierro ni lo aparto. Lo dejo ahí, delante mío, sin siquiera hojearlo. Sin embargo, en un triste y poco disimulado esfuerzo por alejarlo de mí, lo abro y dejo que descanse lentamente sobre el mueble. Espío desde lejos en qué hoja quedó abierto y trato de leer, aunque estoy sin lentes y no puedo entender mucho.

En seguida me canso de toda esta patética farsa por evitar los malos recuerdos y empiezo a leer lo que tiene escrito. …

Baje los brazos, señor

Buscando sinónimos que no suenen tan exigidos, tan grandilocuentes. Buscando palabras sencillas.. sólo para sonar trillado. Una vez más.

Siempre de la misma manera. Tal vez debería rendirme..

Sal

Nunca hay que decir nada. ¿Cuántas veces planifiqué algo.. sólo para hacerlo en el momento y lugar equivocados..?

Tantos planes, tantas frases pensadas.. y desperdiciadas. No sólo el lugar equivocado.. o el momento. También la persona.

Pobres canciones, dedicadas a personajes sombríos, que sólo se merecen un lugar en el olvido. O en el infierno, si existiere.

Canciones, poesías, líneas de películas.. Sepan disculpar. Uno a veces se deja llevar y después.. después hay que resignarse.

En la oscuridad

No la pude encontrar en youtube; pero de sólo pensar en la escena me da escalofríos. Habrá que conformarse con la cita:

Lt. Col. Frank Slade: (screaming) What life? I got no life! I'm in the dark here. You understand? I'm in the dark!
Increíble. Necesito (volver a) ver esta peli ya.

Pies calientes

Me puse un buzo encima del otro, la campera de jean, las zapas negras. Junté las monedas para el cole y el billete de $50 para las fotocopias.

Salí rápidamente y llegué a la parada del 5 esquivando charcos y saludando a unos gatitos negros que viven cerca de la esquina. Tomé el 5, que estaba parado detrás del 8, esperando su turno para avanzar.

Dije uno veinte, como siempre, puse las monedas, tomé el boleto y caminé hacia el fondo, guardando la moneda de 5 centavos en el bolsillo mientras controlaba, por curiosidad, la hora que figuraba en el boleto.

Bajé en Mitre al 2000 y caminé mirando el piso porque esas baldosas son traicioneras y las suelas de mis zapatillas están casi lisas. Esperé en el semáforo de Corrientes con las manos en los bolsillos, hasta que me tuve que acomodar el morral, que como lo llevaba sobre el hombro, se caía.

Llegué a la fotocopiadora, pedí el cuadernillo de la profesora hippona, esperé. Le pasé el billete de $50 a la mujer que atiende el lugar y le ofrecí uno de…

Ciudad de luz, ciudad de noche

Escuchando L.A. Woman (el disco), con la tenue llovizna de fondo, disfrutando del frío..

En algún lugar de Buenos Aires, quizás vos estés haciendo lo mismo..

Vale recordar, ¿no?

(re)imagina

Los mejores recuerdos que jamás viviré..

Situaciones, momentos perfectos. Lástima que su lugar sea la imaginación y no la memoria..

Promesas de otros

Ella me dio cosas que otras sólo pudieron prometerme.


Cosas que no tuvieron que ser pedidas. Ni planeadas. Cosas que simplemente se dieron, en el lugar y momento justos.

Tanto tiempo ilusionándose y reviviendo sueños ajenos, creyendo promesas vacías y anécdotas futuras.. cuando lo real estaba tan cerca.

Así fueron siempre las cosas conmigo. El ojo, la atención, los sentidos, en el lugar equivocado. Las personas equivocadas.

Y la percepción, la conciencia.. tardías. Sólo queda el consuelo agridulce del recuerdo, mucho tiempo después, en una fría noche de junio.

Este día terminará conmigo en la cama, las manos cruzadas debajo de la cabeza, la mirada en el techo, en la oscuridad. Quizás reviva aquellos momentos en sueños.

Ojalá.

Llovizna

Se vio las zapatillas húmedas y el gesto impostado y se preguntó..

—¿Adónde fue a parar la inspiración..?

Mejor salir a molestar charcos.. y que las malas influencias sigan golpeando. A lo mejor alguien les abre..

Niño, deja ya de joder con el Facebook

¡Qué fácil le hizo la vida internet a la gilada!

—¡Mirame, soy un activista, lucho por la libertad/la vida/los graffiti/las plantas!

Hace mucho (en el blog anterior) hablaba de los "revolucionarios de alcoba", esa extraña (y patética) especie de jóvenes que empapelan su habitación con posters de figuras agrandadas por la televisión y las estrellas de rock, que las llevan en sus ropas porque es cool y despierta la admiración de seres todavía más tristes que ellos mismos. Así funciona el mundo, ¿vio?

Ahora la onda es unirse a grupos de Facebook. Pero no cualquier grupo. No, ¡grupos de lucha! Con el puño cerrado bien alto, tocando el ventilador de techo o las lamparitas de bajo consumo. Unos clicks rápidos antes que mamá nos llame a cenar.

Así, uno tiene que ver (porque, lo admito, tengo un feisbukk), como todos se unen a grupos como Limpiemos el Riachuelo, Fundamentalistas del pan casero, 700000 firmas para que el sol salga 15 minutos después, Afeiten a los políticos y demás ocurr…

Viejos (malos) hábitos

Qué cosas tiene la vida, la mente, lo-que-se-te-ocurra.

Hablaba del estado ideal en el que prefiero publicar en el blog, de las cosas que supero, de las cosas que asumo.. y aparecen cosas nuevas. ¿Curiosidad? No es ésa la palabra que estoy buscando..

Recurro al diccionario.. morbo..

(Del lat. morbus).
1. m. enfermedad (‖ alteración de la salud).
2. m. Interés malsano por personas o cosas.
3. m. Atracción hacia acontecimientos desagradables.

Podría ser, podría ser. No, es simple estupidez.

Si fuera otro, agarraría mis llaves y saldría. Pero, ¿adónde ir?

Brazos caídos

Admisión.

Es raro pensar en esto, realmente. La verdad, no lo pienso. No me detengo a pensarlo. Me doy cuenta si lo pienso. ¿Se entiende? Creo que es correcto decir que me detengo a pensarlo. A analizarlo, si se quiere.

Pero es así. He bajado los brazos. No sé cuándo pero se siente como algo a lo que ya me he acostumbrado. Se podría decir que estoy cómodo con ello, que no me costaría admitirlo (si me lo preguntaran). ¿Está mal? Me pregunto qué dirían mis amigos.

Acá es donde la audiencia debería reírse. ¿“Amigos”? ¿Dónde? ¿Quiénes?

—¿Has estado imaginando muchas cosas últimamente? ¿Escenarios, situaciones, diálogos?
—No. Ni siquiera eso.


Aceptación.

—Pero si es la verdad, aunque me digas que no, que está mal. No tengo nada para ofrecer.

Los diálogos desbordantes de frases hechas se suceden, a cualquier hora y en cualquier lugar. Ignoro esos comentarios. Miento; no los ignoro. Los escucho con atención y los agradezco con gesto amable. Sé que sus intenciones son buenas pero no me sirven. Las bu…

Brillan.. parte II

No sirvió de mucho que le dijera lo que pensaba. Bueno, en su momento sí sirvió. Una sonrisa por aquí, una sonrisá por allá, unas palabras amables..

Conversaciones cortas que no llevaban a ninguna parte. ¿Y qué pasó después? Al final aquello era una.. ¿una máscara? No, suena exagerado. Digamos que líneas muy finas delimitaban su(s muchas) personalidad(es).

Pasado el tiempo, los intercambios se convirtieron en algo más. No sólo la frecuencia era mucho menor, si no que lo que se decía no era lo mismo. O quizás sí, pero ya no se sentía igual.

—Pero a mí me gusta seguir leyendo tus palabras.. Me gusta seguir perdiéndome en tus ojos..

Nada mejoró. Todo siguió igual, en su lenta pero sostenida recorrida cuesta abajo. Palabras que en un momento sobraban (aunque en realidad eran pocas pero suficientes), ahora brillaban por su ausencia. Y el momento, la onda, la magia (perdón) se terminó.

Duran tan poco algunas ilusiones..

Brillan por su ausencia

Cuando no es mi intención figurar, recibo pinchazos por todos lados. Cuando intento sobresalir aunque sea un poco por encima de mi caparazón, nadie lo nota.

Típica histeria, seguramente. Es raro, muy raro todo (frase que repito bastante últimamente). Se ve que los tiempos cambian, no sólo las costumbres. Hace varios años me comportaba de la misma manera y obtenía resultados distintos. Ahora, con otras personas, totalmente ajenas a cualquier época anterior, todo resulta distinto.

Cómo se nota que antes tenía más paciencia.

Es raro, como ya dije. Raro, como esta entrada.



nota: las que brillan por su ausencia son las palabras.

¿Y dónde estabas vos?

Cada tanto pasa. Me pasa. Encuentro/veo/leo algo que me descoloca (bien) un poco. Entonces la curiosidad dice presente. También la timidez. Entonces no digo nada, no pregunto; me quedo con cosas en el tintero (para usar una frase hecha).

—¿Pero vos por qué pensás tal y cual cosa?
—Porque es lo que me pasó en tal y cual momento..
—Está bien. Pero si te hubiera pasado lo contrario..
—(interrumpiendo) Pero no me pasó.

Sigo -en mi cabeza- con las ideas desordenadas. Y más curiosidad. Y algo parecido a la culpa pero no es necesariamente culpa. No me pregunto qué es en realidad porque ya tengo demasiadas preguntas sin responder en el debe. Trato de concentrarme en la charla que estoy manteniendo aunque mi mente divague. Es como cuando te pasan muchas cosas buenas (o malas) muy de repente y te cuesta analizar todo en el momento.

Tal vez mañana me olvide pero hay muchas preguntas que persisten. Dudas, quizás. En otro momento podía agarrar el teléfono, llamar a alguien, organizar un simpático encuen…

Quién sabe

Él escuchaba a quien no debía.

Caminaba los caminos que nadie le recomendaba, pensaba en las cosas que nadie le aconsejaba. Pero él hacía lo que sentía.

¿Hacía lo que sentía? Sospechaba que no, que seguía los deseos e impulsos de alguien más. ¿Quién dictaba las instrucciones que él seguía? ¿por qué las seguía? ¿por qué no podía evitarlas?

Porque era él. Él y nadie más. Su personalidad, su ánimo, sus convicciones -si existieran-, pisoteadas. No tenía voz. No tenía decisión. Ni elección.

Seguía el camino que otros habían seguido antes que él. ¿Creía que llegaría a alguna parte? No. Pero la inercia lo gobernaba.

Algún día encontraría el final del camino. No era su camino, ni su solución. Pero era su final.

Quizás entonces encontraría un poco de paz..

Lo usual

Encontrar un poco de consuelo en extraños. La amabilidad de los extraños, como la canción. Un gesto, una palabra.. no hace falta más. ¿Y los conocidos? Los nuevos extraños.

Lluvia (2)

“No hay derecho”. “Es una picardía”. “Es un desperdicio”. Y muchas otras frases hechas.

Pero sí, es un desperdicio. Un día así, con esta lluvia hermosa, fría, constante.

Y yo lo paso así, caminando debajo de ella pensando.. pensando en lo que no debería. Bah, es un decir. Pensando en cosas a las que me llevaron los demás. Sin saberlo, claro está. ¿Cómo puede saber la gente que te empuja hacia lugares oscuros? Hubiera caminado hasta mi casa, con tal de disfrutar de esa lluvia que me mojaba de pies a cabeza, y a mi antiguo y desvencijado morral.

Estúpido desánimo que me roba el placer de la lluvia en la cara, los ojos, los lentes salpicados que no me dejan ver. ¿Y por qué tengo que pensar en esas cosas? ¿Por qué tengo que sentirme así? Por qué, por qué y por qué.

¿Por qué? Porque soy yo. Y soy de una manera. Y soy lo que soy por lo que viví. Y hoy, por unos segundos, el peor pasado dijo presente. Y se escapó, soltando una carcajada.

Días perdedores

Although I laugh and I act like a clown
Beneath this mask I am wearing a frown
Afuera hay sol, parece. Será cuestión de salir y probar un poco. Que lo tiró..

Fotos

Curioseo por aquí y por allá y veo muchas coincidencias entre gente distinta, que no se conoce. Veo esas coincidencias y recuerdos cosas que he hecho y que extraño. Cosas que me gustaría rehacer.

El ánimo no cambia todavía pero esto quizás sea un primer paso. Será un día largo y muchos recuerdos serán revisitados. Recuerdos, emociones, pequeñas historias de un pasado cada vez más lejano. Un pasado que quizás no merezca ser recordado pero los momentos manejan los estados de ánimo y los estados de ánimo manejan los momentos. Y esos momentos y estados de ánimo me manejan a mí y siempre lo han hecho.. aunque sea estos días tranquilos.

¿Demasiados tranquilos? Quién sabe. Pero algo es cierto: hacía mucho tiempo que no me hacía este tipo de preguntas. 

Quisiera buscar de nuevo aciertos perdidos en un mar de errores..

Todo, nada, lo mismo

No sé los días, no sé las horas, no sé los nombres, no sé nada. No sé dónde estoy ni dónde voy a estar, si es que voy a estar en algún lugar. Cualquier lugar, lo mismo da; es todo igual. Es todo lo mismo, no importan nombres, lugares o momentos. No sé nada y quizás no saber lo mismo que no interesarse. No sé porque no me interesa. No me interesa porque es siempre lo mismo. Nada, todo. Todo, nada. Igual. La vida. Es nada.

Repetido

Recuerdos, recuerdos, palabras vacías, más recuerdos, la nada misma, alguna que otra cita literaria, alguna canción.. y otra vez recuerdos. Siempre hablo de lo mismo, ¿no?

Recuerdos sin fecha

A veces sueño cosas que me pasan después. Pero mucho después. Meses después. Es raro estar caminando por un lugar, o tener una charla con alguien, y de repente, decir “momento, esto ya lo vi”. No en el sentido de “esta película ya la vi”, como se suele decir cuando uno habla de cosas que ya saben cómo son, etc. Yo hablo de esas cosas, tipo déjà vu. A mí me pasan, no tan seguido, pero me pasan.

(acabo de encontrar esto en un viejo documento, del que no tengo la fecha. Probablemente sea del 2006)

“La vida es dura, hermano”

—No hay cariño que valga. La vida es dura, hermano. La mires por donde la mires, no es fácil.
Pareció meditar un poco. Meneó la cabeza. Luego terminó la copa.
“Vitaminas”, Raymond Carver.

¿Cuándo es bueno recordar?

Quisiera elegir una carta al azar, una de tantas que tengo guardadas. Elegir una, leerla, disfrutar del momento pero no recordar. Porque recordar es sufrir, es darse cuenta de todo lo que se ha perdido. ¿Cuándo es bueno recordar? Alguna vez debió tratarse de una actividad.. benévola (a falta de una mejor palabra). Alguna vez debió valer la pena. Quizás sólo vale la pena recordar las cosas que todavía se tienen.. si es que algo aún queda. Si es que algo aún existe..

Espejo

A veces me siento a escribir y se me ocurren algunas cosas sueltas. Algunas cosas parecidas a ideas, pero poco más. Unas ideas por aquí, unas ideas por allá, algunas frases y oraciones que se ven simpáticas sobre papel, con mi letra ilegible y esa falsa inspiración que tiñe un poco estas entradas. Entradas que nadie lee, entradas que prontó borraré. Cómo se parece a uno lo que uno hace.. tan poco memorable se es. Qué vida, qué vida..

“Fotografías grises”

Hay una calle en Flores en la que viven todas las novias abandonadas. Al atardecer salen a la vereda y miran ansiosas hacia las esquinas para ver si vuelven los novios que se fueron. A veces conversan entre ellas y rememoran viejos paseos por el Rosedal.

Por las noches se encierran a releer cartas viejas que guardan en cajitas primorosas o admirar fotografias grises.
“Crónicas del Ángel Gris”, Alejandro Dolina.

Letras vacías

Todas esas letras mentirosas, que no dicen nada y sin embargo están, porque algo hay que decir –piensa uno– y entonces las junta, torpemente, y arma estas frases y oraciones que poco dicen, vacías de contenido y recordando momentos que jamás sucedieron. Letras, letras y más letras. Textos salidos de una triste mente vacía que sólo sabe quejarse. Quejarse por lo que no llegó nunca, pero ignorante de lo poco que se hizo para llegar a algún lugar. Ignorante o indiferente, lo mismo da. Las palabras, las frases, los textos: todos vacíos, pero llenos de deseo. Sueños, añoranzas y veinte sinónimos más. Nada es real, nunca lo fue.

Hojas limpias

¿Cuántas veces hablé de la hoja en blanco? Las mismas hojas en blanco de siempre. Los mismos renglones, la misma tapa dura, la misma pesadez a la hora de acercarme a él y darme cuenta de que no tengo nada para decir. El blanco de las hojas quizás ya no sea el mismo; es que tanto tiempo ha pasado.. ahora todo es amarillo, triste como todo lo que no es bien usado.

Achaque

Para que no extrañe mis pagos, hay incendios y cortes de luz en mi cuadra. Gracias, titiritero.